Editada por la Sociedad Española de Agricultura Ecológica/Agroecología
Shadow

La huella de carbono en explotaciones de ovino de leche de Castilla y León

pastarC Alonso, S Álvarez, C Palacios

 

El sector ganadero contribuye con el 12% de todas las emisiones inducidas por el hombre. Estas emisiones ganaderas proceden de la producción, elaboración y transporte de piensos, de la fermentación entérica, de la gestión del estiércol y del consumo de energía.

En el presente estudio se calculan las variaciones de la huella de carbono en dos explotaciones de ovino de leche de la comunidad de Castilla y León utilizando como herramienta una plataforma que aúna indicadores ambientales con el cálculo de la eficacia energética y la emisión de gases de efecto invernadero. Esta herramienta es NAIA 2.0 que está diseñada como herramienta para la evaluación de la sostenibilidad de sistemas ganaderos. Valora, identifica y cuantifica el carácter multifuncional de la actividad agraria y su íntima relación con el medio rural con un total de 127 indicadores, agrupados en categorías de los cuales hace un análisis desde el punto de visto económico, social y ambiental. Este estudio se centra en el análisis ambiental. Igualmente, puede considerarse una herramienta muy completa porque incluye el secuestro de carbono y las emisiones indirectas.

Se han seleccionado dos granjas de ovino de leche de la comunidad autónoma de Castilla y León con características productivas diferentes: una de ellas es una explotación intensiva (1.126 ovejas y 382.104 litros) situada en Olmedo (Valladolid) (1) y la otra es una explotación ecológica semiextensiva (1066 ovejas y 61.534 litros) (2) situada en Fariza (Zamora). Se realizaron encuestas de consumos y estructura durante cinco años (2011-2015) para poder hacer las comparaciones entre cada granja.

Emisiones de gases efecto invernadero

No se encontraron diferencias estadísticas entre cada variable estudiada y el factor año, cada granja se mueve en rangos de emisiones muy similares durante los años cinco años del estudio.

Encontramos diferencias estadísticas en las variables estudiadas entre los dos tipos de ganaderías. Existieron diferencias muy significativas estadísticamente (p<0.001) en las emisiones netas que son mayores (un 169%) en la explotación intensiva (1) con una media de 632.52 frente a los 372,45 de la ecológica y una significación estadística en las emisiones totales en las que, de nuevo las emisiones de la granja intensiva (1) son mayores, un 186% con una media de 728.96, que la ecológica (2) con una media de 391,28.

Transformando las emisiones de gases efecto invernadero totales de las granjas en estudio a KgCO2-eq/Kg (equivalente de emisión de dióxido de carbono, es decir, la suma de los tres gases emitidos por los animales) de Peso Vivo (PV) se comparan los datos con los de Ripoll-Bosch et al. (2011) que confiere a la ganadería intensiva un valor de 19,5 KgCO2-eq/KgPV frente a los 10.32 KgCO2-eq/KgPV de la ganadería intensiva (1) en estudio. Los datos para la ganadería ecológica del mismo autor son de 28,4 KgCO2-eq/KgPV frente a los 7,82 KgCO2-eq/KgPV de la ganadería ecológica (2) de este estudio. En ambos casos los valores de las ganaderías en estudio son inferiores.

Costes energéticos

Se observan las diferencias muy significativas estadísticamente de los consumos energéticos de las dos ganaderías en estudio. Los consumos de energía por oveja (medidos en megajulios por oveja, es decir, MJ/ov) son mucho mayores en la granja intensiva respecto a los consumos directos (830,17 MJ/ov vs 313,86 MJ/ov), los consumos indirectos (9.684,52 MJ/ov vs 2.918,48 MJ/ov) y consecuentemente los totales, que en la granja ecológica. La producción energética por oveja de los productos obtenidos en cada granja, es también estadísticamente diferente, en este caso la granja intensiva produce un 348% más (1.867,60 MJ/ov) que la granja ecológica (536.39 MJ/ov).

Conclusión

La repercusiones ambientales de la actividad productiva de las granjas de ovino de leche en las ganaderías del presente estudio, son mucho mayores en el caso de la granja intensiva que en la convencional, lo que permite aventurar que las granjas convencionales de producción intensiva deberán hacer esfuerzos importantes para reducir su impacto en el medio natural, tanto por las emisiones de gases de efecto invernadero como por los consumos energéticos derivados de la necesidad de insumos externos.

 

Bibliografía

Batalla I, MT Knudsen, L Mogensen, Ó del Hierro, Pinto M, Hermansen JE (2015). Carbon footprint of milk from sheep farming systems in northern Spain including soil carbon sequestration in grasslands. Journal of Cleaner Production

Havlík P, Schneider UA, Schmid E, Böttcher H, Fritz S, Skalský R, Leduc S (2011). Global land-use implications of first & second generation biofuel targets. Energy Policy, 39

Ripoll-Bosch R, IJM de Boer, A Bernués, T Vellinga. 2011. Emisiones de gases de efecto invernadero de la carne de cordero en España a lo largo de su ciclo de vida: una comparación de tres sistemas productivos”. In 41 Jornadas de Estudio. XIV Jornadas sobre Producción Animal. AIDA.

Palacios C, S Álvarez, C Hidalgo, R Álvarez, P Rodríguez, I Revilla. 2014. Costes energéticos y huella de carbono de granjas de ovino de leche convencionales versus ecológicos. XI congreso de la SEAE “Agricultura ecológica familiar”.

Deja una respuesta