Editada por la Sociedad Española de Agricultura Ecológica/Agroecología
Shadow

¿Puede la agroecología sobrevivir sin ser cooptada en el hemisferio norte?

Autora: Sandra Sebastián - Fuente: plazapublica.com.gtMA Altieri, E Holt-Giménez

 

La Revolución Verde (RV) fue un modelo tecnológico homogéneo para el desarrollo agrícola que se originó en el granero de los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Se desarrollaron semillas híbridas dependiente de riego e insumos químicos. La agricultura industrial creció y ya en 1960 los agricultores estadounidenses ya habían comprado toda la nueva tecnología que necesitaban. Así, las semillas, agroquímicos y maquinaria comenzaron a acumularse en los almacenes. La Fundación Rockefeller decidío resolver este problema de excedente mediante la exportación de este modelo de producción a un conjunto de entornos geográficos, culturales y sociales muy diferente en el hemisferio sur.

La RV se extendió con préstamos, proyectos y programas gubernamentales a millones de agricultores del hemisferio sur. Con una inversión masiva, la producción de alimentos aumentó drásticamente. Debido a que la tecnología requería capital y tierras bien dotadas, favoreció a los agricultores más grandes. Los pequeños propietarios fueron expulsados de las tierras de alta calidad y empujados a las laderas frágiles y hacia las selvas tropicales. Cuando se les ofreció crédito barato a los campesinos para comprar semillas y productos químicos de la Revolución Verde, estos insumos degradaron rápidamente la fertilidad de los suelos y erosionaron la diversidad genética local. Los rendimientos cayeron, millones de pequeños agricultores fueron arruinados económicamente, y la cubierta forestal y la capa superficial del suelo se perdió a gran escala.

La RV demostró ser un desastroso desajuste para la mayoría de los productores de alimentos en el hemisferio sur. Como consecuencia, los campesinos lucharon por permanecer en la tierra y restaurar la integridad ecológica de sus sistemas agrícolas. Encontraron un camino en la agroecología. Así, las raíces de la agroecología se encuentran en la racionalidad ecológica de los pueblos indígenas y la agricultura campesina sigue floreciendo en muchas partes del mundo en desarrollo.

Los campesinos comparten sus experiencias agroecologicas a través de extensas redes sociales que hoy son parte integral de muchas luchas agrarias por el acceso a tierras y mercado justos, oponiendose así al avance de la agricultura industrial. Para ellos la agroecología no es sólo un proyecto científico o tecnológico, sino un proyecto político de resistencia y supervivencia.

Muchos agroecológos latinoamericanos comprometidos con los debates agrarios contemporaneos, han abrazado las críticas del desarrollo rural dominante y apoyan la resistencia campesina contra el régimen alimentario corporativo, la agricultura industrial y las políticas neoliberales.

Existe un creciente interés por la adopción y difusión de la agroecología en Estados Unidos y Europa. Pero de la misma forma que la expansión hacia el sur de la RV, la propagación hacia el norte de la agroecología ha encontrado un desajuste, en este caso, político. La dimensión política de la agroecología, tal como se concibe en América Latina, es problemática en su aplicación en el hemisferio norte, porque desafiar las causas de la crisis ambiental y social de la agricultura industrial implica desafiar al propio capitalismo. Esto trasciende la noción reformista de que los cambios se pueden lograr dentro del sistema actual con ajustes menores o ‘greening industrial’ del actual modelo económico neoliberal. Requiere resituar la agroecología desde los confines políticos de la academia y de las organizaciones no gubernamentales hasta la arena política de los movimientos sociales progresistas que abrazan la agroecología como pilar de la soberanía alimentaria, autonomía local y control comunitario de la tierra, el agua y la agrobiodiversidad.

La Agroecología en el Hemisferio Norte no está anclada a movimientos sociales fuertes. La arena del debate agroecológico es una sopa ecléctica de narrativas confusas, cada una de las cuales sugiere caminos diferentes hacia la agricultura sostenible. Estas narrativas son promovidas por consumidores capitalizados, la élite academica, ONGs y la filantropía, que encarnan valores y objetivos particulares dominando los debates en círculos académicos, de prensa y políticos. Los verdaderos practicantes de la agroecología siguen siendo marginales o incluso ocultos (voces afroamericanas, latinas, indígenas y asiáticas, consumidores pobres, académicos progresistas y ONGs críticas al capitalismo). Este campo institucional, utilizando una variedad de nombres (intensificación sostenible, agricultura climaticamente inteligente, sistemas agrícolas diversificados, etc.) promueve una definición tibia de la agroecología y la ve esencialmente como un conjunto de herramientas adicionales para mejorar la caja de herramientas de la agricultura industrial. En otras palabras, consideran que las herramientas agroecológicas son formas de tornar este ‘modelo dominante’ un poco más sostenible, sin desafiar las relaciones subyacentes de poder, ni la estructura de los monocultivos a gran escala, ni las maneras en que el modelo industrial socava a los agricultores que practican la agroecología.

La Agroecología, como contramovimiento a la RV, se encuentra en una encrucijada, luchando contra la cooptación, la subordinación y los proyectos revisionistas que borran su historia y la despojan de su significado político. Si no se politiza, el término agroecología se vuelve carente de sentido, se separa de las realidades de los pequeños agricultores familiares y es políticamente impotente ante el régimen alimentario corporativo y los urgentes desafíos sociales y ambientales de nuestro sistema alimentario.

Si se reconoce la política de la Agroecología, o si por el contrario, se intenta esconder, será precisamente esta política la que determinará nuestro futuro agrícola.

 

Referencias

Altieri MA, CI Nicholls. 2008. Scaling up agroecological approaches for food sovereignty in Latin America. Development, 51(4): 472–80. URL: http://dx.doi.org/10.1057/dev.2008.68

Holt-Gimenez E, MA Altieri 2013 Agroecology, Food Sovereignty, and the New Green Revolution. Agroecology and Sustainable Food Systems 37: 90-102.

Rosset PM, ME Martinez-Torres. 2012. Rural Social Movements & Agroecology: context, theory and process. Ecology and Society, 17: 17-26

 

Deja una respuesta