Como en todas las webs, utilizamos cookies para que tu experiencia y nuestro servicio sea de tu agrado (de acuerdo a sus hábitos de navegación).

Si pulsas ACEPTAR o sigues navegando, se considera que aceptas el uso de estas cookies. Y si quieres más información visita nuestra página de política de cookies .

Carta Abierta: “Desde la reflexión conjunta de quienes trabajamos en la transición agroecológica”

Surgido de las exposiciones en la mesa “Resiliencia y sostenibilidad ecosocial para quienes promovemos el bien común y la alimentación agroecológica”, durante las XXX Jornadas Técnicas SEAE.
Helena Cifre y Aina Calafat
Sociedad Española de Agricultura Ecológica y Agroeocología (SEAE)

Publicado en la Revista Ae edición nº51, No hay agroecología sin producción ecológica

Las entidades que trabajamos por el bien común, la soberanía alimentaria y la agroecología cubrimos diferentes necesidades sociales, abordando un vacío existente generado por las administraciones. Es, además y en gran medida, de las administraciones de quienes dependemos económicamente. Una administración que nos asfixia a través de los proyectos de concurrencia competitiva. Unas convocatorias con requisitos de cofinanciación, de adelanto del trabajo y del presupuesto y con necesidad de aval bancario sino existe liquidez en las entidades que no contemplan los tiempos invertidos en la preparación ni tampoco los tiempos de justificación, subsanaciones y requerimientos adicionales -generalmente fuera de los plazos de ejecución- incluso con instrucciones y comunicados donde se requiere o modifica la forma de ejecutar y justificar los proyectos. Se está convirtiendo en habitual que las horas de trabajo de muchos proyectos excedan de los tiempos financiados.

De forma general, las entidades no pueden soportar un exceso de horas de su personal porque existen muchas más actividades que atender y son las personas que trabajan en estas entidades quienes cargan a sus espaldas una cantidad enorme de horas extras. Personas convencidas de la importancia y necesidad de los trabajos que desarrollan, comprometidas con el fin para el cual trabajan y motivadas, quizás excesivamente, para abordar las metas planteadas. Desde las personas que trabajamos en el tercer sector en ámbitos de soberanía alimentaria hemos normalizado el vivir agotadas… la frase “no me da la vida” es un mantra que se repite y nos nubla constantemente la pasión que sentimos por nuestro trabajo. Todo esto en tiempos de incertidumbre, con una emergencia climática galopante y una escasez de recursos que nos acercan, inevitablemente, a sentimientos de ecoansiedad. Siendo esto una sensación generalizada nos vemos obligadas a abordarlo desde lo colectivo. Es necesario superar la sintomatología individual y realizar una reflexión y debate abierto y colectivo, porque solo desde lo colectivo tendremos capacidad de transformar e incidir en esta situación.

jornada tecnica seae

No pedimos a las administraciones que rebajen sus exigencias o que lo realicen de forma menos transparente, sino que realizamos un reclamo social para que se simplifique y agilice sus procedimientos, para que, en definitiva, se aplique el principio de simplificación administrativa que se está promoviendo desde la Unión Europea. Entendemos también que esto redundará en una mejora de los procesos administrativos y de las propias personas trabajadoras de las administraciones.
Esta carta tiene, por tanto, un doble reclamo, por un lado, promover los cuidados del tercer sector creando tal vez un grupo de trabajo para este fin, que nos ayude a posicionarnos y que nos ayude a cuidarnos. Y, por otro lado, una firme demanda a las administraciones para que trabajen conjuntamente en homogeneizar procedimientos, para que supriman trámites superfluos y automaticen su actuación en la medida de lo posible gracias a las diversas herramientas tecnológicas plasmado esto en una ley de simplificación administrativa a nivel estatal.


La magnitud de los retos a los que nos enfrentamos ponen de manifiesto la necesidad del trabajo conjunto, en alianza, donde compartamos estrategias y también cuidados, que nos ayude con la sobrecarga emocional y laboral y que nos facilite trabajar las discrepancias desde los espacios comunes. Porque, repetimos, solo desde lo colectivo tendremos capacidad de transformar e incidir por el bien común, la soberanía alimentaria y la agroecología.

También te gustará...